¿Te llamamos?

He leído y acepto la

O si lo prefieres

Ladrones y redes sociales imagen

Las redes sociales han supuesto un gran avance para la comunicación de las personas. Gracias a ellas, cualquier noticia puede recorrer el globo en cuestión de segundos y permite conectar a individuos de todas partes. Sin embargo, los ladrones también las utilizan para sus propios fines, por lo que no está de más prepararse frente a ellos conociendo cómo las usan.

La presencia de los ladrones en las redes

Millones de personas utilizan cada día diferentes redes para comunicarse, informarse o pasar el rato. Cada una de ellas dispone de un perfil en el que ofrecer todo tipo de datos. Nombre, lugar de residencia, gustos y muchos más. La mayoría de la población no repara en que un ladrón experimentado podría utilizar estos datos para planear un robo.

Además, conseguir la localización exacta de una casa o de un local comercial no es una tarea muy complicada, ya que la información está expuesta en internet o en la propia web del negocio sin mayor protección. Así, los ladrones pueden obtener todo lo necesario para planificar sus robos con poco esfuerzo.

Una pequeña indagación en Facebook, por poner un ejemplo, es suficiente para llegar a conocer al detalle los miembros de un pequeño negocio. Basta acudir a la página oficial del establecimiento en la red social, revisar la información en el perfil, los números o direcciones de contacto que ofrece y comprobar qué personas de las que comentan o comparten publicaciones trabajan para el negocio.

Así, a través de una pequeña investigación, es posible obtener datos sensibles suficientes como para planear un robo con detalle. Sabrán dónde acudir para realizar el acto, las horas en las que pueden llevarlo a cabo y quiénes son los encargados del negocio. Además, nada les impide revisar otras redes a fin de completar cualquier vacío en los datos que han estado recabando.

Por descontado, esto también lo van a realizar con particulares. Muchas personas vuelcan sus vidas en internet sin preocuparse mucho de las consecuencias. En este caso, los cacos también tienen acceso a información delicada y suficiente como para planear el asalto de un domicilio con suma facilidad.

Solo tienen que recorrer las diferentes redes, fijar un objetivo y estudiar su comportamiento durante un tiempo. Además, a esto le sumarán una vigilancia en la vida real para conocer sus hábitos en el día a día. De esta forma, acaban poseyendo un conocimiento amplio de las rutinas del objetivo y una parte significativa de su vida privada.

Consejos para evitar robos

Ante situaciones como las descritas, es necesario tomar diferentes medidas para evitar problemas. El primero de los consejos es bastante sencillo: habilitar la opción de privacidad en los perfiles personales. Esta es una opción que ofrece diferentes redes, y evita que cualquier persona acceda a la información del perfil. El usuario es el que se encarga de aceptar o no a quien tenga interés en su cuenta.

También es recomendable no ofrecer más datos de los estrictamente necesarios, en especial en el caso de los negocios. Además, los trabajadores deberían evitar la mención de información relevante o sensible del propio negocio, ya que podría utilizarse en contra de sus intereses.

Publicar la intención de realizar un viaje en unas fechas determinadas o mostrar fotos que indiquen que no se está en casa es contraproducente. Si bien esta práctica es bastante común, se está corriendo un riesgo innecesario que puede evitarse con facilidad. Este tipo de informaciones son muy valiosas para un ladrón, ya que sabrá el momento adecuado y el tiempo que dispone para llevar a cabo su robo con las menores dificultades.

Además, controlar lo que publican los niños y adolescentes de la casa es una medida de seguridad a tener en cuenta. Puede que no tengan en cuenta la importancia de lo que dicen en las redes, pero esto podría suponer la diferencia entre un asalto y un verano tranquilo. Incluso podrían exponerse a una extorsión o a que se obtuviera información sensible mediante engaños o persuasión.

También es posible publicar las fotografías o la información en diferido. Así, podremos compartir la experiencia sin informar de nuestros movimientos en ese preciso momento, pudiendo disfrutar en plenitud del periodo vacacional sin molestias ni temores.

Por último, merece la pena establecer diferentes medidas de seguridad en el hogar. No habrá mejor solución que una buena prevención.

En definitiva, los ladrones también están presentes en las redes sociales, por lo que es recomendable tomar las medidas apropiadas para defenderse de sus acciones. Así, se evita que obtengan información relevante sobre los hábitos de una persona para, una vez recabada suficiente, se proceda a realizar un robo.