¿Te llamamos?

He leído y acepto la

O si lo prefieres

La importancia del conserje _imagen

Entre las funciones de los administradores de fincas o los presidentes de comunidades de vecinos se encuentra, en muchas ocasiones, la contratación de un conserje para que se encargue del cuidado de la finca.

Aunque la decisión se debe tomar entre todos los propietarios, mediante una votación en junta de vecinos, será el presidente o el responsable de la administración de la finca quien tome la iniciativa y pida prepuestos.

El trabajo de los conserjes

El trabajo que desempeñan los conserjes está estrechamente ligado al cuidado de la finca. Pero no solo en lo que a aspectos materiales se refiere. Los conserjes son, también, las personas que van a evitar que haya merodeadores por los portales o que entren personas extrañas a la comunidad. Por este motivo, es importante que la persona elegida para el puesto tenga don de gentes, sea educada y tenga capacidad para conocer a todos los vecinos que residan en la finca.

El mantenimiento y cuidado de los aspectos materiales que conforman los espacios comunes de una comunidad es también responsabilidad del conserje. En las fincas grandes donde viven tanto propietarios como inquilinos no siempre es fácil estar atentos a los desperfectos que van surgiendo con el paso de los años. El conserje tiene la obligación de inspeccionar el edificio en busca de daños o averías para dar aviso al presidente para proceder a su arreglo.

El presidente de una comunidad no dedica la totalidad de su tiempo al cuidado de la finca, por lo tanto, el conserje debe llegar hasta donde él no puede. En el caso de las comunidades de vecinos cuya gestión se lleva a cabo a través de un administrador de fincas esta labor es todavía más importante. El conserje será el que recoja las quejas de todos los vecinos, las trasladará al presidente y éste al administrador. De esta manera, se evitan las malas comunicaciones y todos los propietarios saben a quién deben dirigirse.

La contratación del conserje

La contratación de un conserje puede hacerse a través de empresas especializadas en este sector o, también, se puede recurrir a particulares.

En el caso de elegir la segunda opción es importante que la persona elegida tenga experiencia y cuente con referencias. Si vamos a meter a alguien en nuestra casa tiene que inspirarnos confianza. También se debe pensar en cómo cubrir las vacaciones y bajas del trabajador para que no haya sorpresas el día de mañana.

Si, por el contrario, se decide acudir a una empresa especializada en este sector, también es importante que la entidad elegida cuente con experiencia y buena reputación. Las ventajas de recurrir a una compañía frente a un profesional son varias, siendo las principales la contratación de personal profesional y la gestión de bajas y vacaciones. Tanto en las fechas destinadas a las vacaciones del conserje como en los días que este pueda faltar por encontrarse enfermo, la entidad proporcionará la solución evitando que sea el administrador o presidente quienes tengan que buscar otra persona para que el puesto no quede descubierto, además de encargarse de todas las gestiones administrativas y asumir posibles complicaciones.

A primera vista se podría pensar que la contratación de un conserje es algo que no tiene demasiada importancia y que no requiere de mucha reflexión. Nada más lejos de la realidad, el conserje es la cara visible de la comunidad de vecinos y el encargado de que todo funcione correctamente. Por eso es importante contratar a la persona indicada. Debe ser un profesional con don de gentes, proactivo para solucionar las pequeñas cosas del día a día y de confianza para los vecinos de la finca en la que trabaja.