Una de las mayores preocupaciones de los comerciantes es la seguridad frente a los robos en sus establecimientos. Los comercios suelen ser, desgraciadamente, un blanco atractivo para ladrones y lugares susceptibles de asaltos, robos y hurtos. Por suerte, en la actualidad existen buenas maneras de aumentar la seguridad de un comercio.

Con estos sencillos consejos, se consigue mejorar la seguridad del establecimiento, disminuyendo las probabilidades de asaltos, robos y pérdidas.

 

Las mejores medidas de seguridad para evitar los robos

 

Contar con servicios profesionales de vigilantes de seguridad

Las fechas de Navidad, festivos y rebajas son las épocas en las que más gente acude a las tiendas para realizar sus compras, por lo tanto es el mejor momento para llevar a cabo ciertas medidas de protección y contar con servicios de vigilantes de seguridad para evitar robos en los establecimientos. 

Los vigilantes de seguridad no solo serán efectivos contra hurtos en el comercio, sino también cuando éste esté cerrado. Y es que el comercio es vulnerable a robos tanto durante las horas de apertura como tras el cierre de la tienda. Por ello se recomienda contar con un servicio de vigilancia que se mantenga alerta también después de cerrar el establecimiento.

Conocer la vulnerabilidad del establecimiento

Es importante conocer los puntos de mayor vulnerabilidad del establecimiento con el fin de poder prevenir mejor los robos. Para ello, es importante prestar atención a cada detalle que pueda facilitar la acción criminal, como por ejemplo, áreas sin monitoreo, estanterías escondidas, productos fáciles de robar, pequeños o fáciles de ocultar en un bolso o mochila, así como también las áreas poco iluminadas e, incluso, la falta de estrategia para el posicionamiento de piezas de valor.

Es importante mantener los elementos de la tienda expuestos en áreas de fácil visualización, para poder percibir rápidamente si algo desaparece o se retira del establecimiento.

Mantener la caja registradora con poco dinero

Una de las principales medidas de seguridad para evitar pérdidas o futuros hurtos en el comercio es no guardar mucho dinero en ella. Se debe mantener la caja con valores más o menos bajos y guardar el resto en una entidad financiera. También es posible hacerlo en cajas de seguridad fuera del establecimiento comercial. Por lo tanto, además de proteger todo el activo y capital, se estará protegiendo al local de posibles acciones violentas contra ellos si alguien decide asaltar la recaudación del día.

Informar y mantener entrenados a los trabajadores

El propio personal puede ser un gran aliado a la hora de prevenir asaltos en un local comercial, y más si cuentan con el asesoramiento de un equipo de profesionales especializado en servicios de vigilancia de seguridad.

Es importante que mantengan una comunicación discreta y constante entre ellos mismos cuando alguien percibe algún movimiento extraño, para que todos queden más atentos y puedan tomar medidas oportunas para evitar los hurtos. Otro consejo es establecer siempre contacto visual con todas las personas que entran en la tienda, saludándolas u ofreciéndoles ayuda. Normalmente las personas que tienen objetivos delictivos se comportan de un modo anómalo y es probable que se pongan nerviosas.

Contar con un buen sistema de cámaras de vigilancia y medidas de seguridad adicional

Para frenar la actividad delictiva es importante invertir en un buen sistema de seguridad de cámaras y alarmas, tanto si el negocio está abierto como después de haber cerrado. Estas herramientas ayudan a intimidar a las personas que van a robar, ya que el riesgo de ser identificado es mayor, y ayudan a los profesionales de seguridad a detectar cualquier incidencia y poder actuar en consecuencia.
Es imprescindible reforzar la seguridad en las puertas y ventanas, usar candados y diferentes medidas de seguridad en el stock. Una buena opción es la inversión en rejas, cadenas y candados para dificultar la acción de ladrones durante la noche, los fines de semana y en los demás momentos en que la tienda está vacía al público fuera del horario comercial. También contar con escaparates con vidrio de seguridad y antirrobo.

 

Pérdidas que rozan los 2000 millones de euros

Bebidas alcohólicas, productos de belleza, higiene y hasta cualquier tipo de alimento son los artículos más apetitosos para los amigos de lo ajeno. Las tiendas en España reciben miles de robos anualmente que cuestan al comercio 1800 millones de euros, según la Asociación de Fabricantes y Distribuidores. Unos robos en comercios que han repuntado con la crisis económica y que, pese a la mejoría económica, sigue aumentando en importe y número de los productos robados.

Las ferreterías son los lugares donde más robos se producen, pero los que más fácil reventa tienen en el mercado negro —como perfumes, cremas, pilas o videojuegos— no se quedan atrás. Además, los expertos de seguridad resaltan que no solo roban los clientes, sino también los propios trabajadores. En las grandes superficies se calcula que los hurtos por clientes ronda el 85 % mientras que los robos por parte de los empleados alcanza el 15 % restante.

Unas cifras que son preocupantes para el sector, pues ocasionan las pérdidas mencionadas. La seguridad en los comercios es la clave para evitar los robos y dejar de registrar pérdidas. Además, tener un negocio con la presencia de personal de seguridad experimentado y un sistema de seguridad eficiente ayudará a que los clientes se sientan más cómodos y tranquilos.