Durante los periodos vacacionales, es habitual que las familias realicen viajes prolongados, dejando abandonadas por mucho tiempo sus viviendas. Y este es el principal motivo que explica el considerable descenso de la seguridad y el incremento en la cifra de robos desde el mes de julio hasta el mes de septiembre.

Los datos hablan por sí solos: cada media hora se produce un robo en España, según afirma Arrenta (Asociación para el Fomento del Alquiler y Acceso a la Vivienda). O dicho de otro modo: el hogar se encuentra en una situación mucho más vulnerable frente a los ladrones en estas fechas.

Dicho esto, cabe recordar que no se trata de vivir con miedo, ya que tal cosa impediría disfrutar plenamente del merecido descanso que deben otorgar unas buenas vacaciones. No obstante, existen multitud de consejos útiles para reforzar la seguridad durante las vacaciones.

¿Qué hacer? Algunos consejos para aumentar la seguridad

Reducir los riesgos de sufrir un robo durante las vacaciones está al alcance de todos. En ese sentido, hay una serie de precauciones que se recomienda tomar a todos aquellos que estén pensando en abandonar su vivienda durante la época estival.

– Hacer uso de las puertas acorazadas. Se estima que los ladrones no pierden más de cinco minutos para entrar en una casa, por lo que contar con una puerta de estas características puede hacer que renuncien.

– Una manera sencilla y económica de proteger el hogar es contar con la ayuda de un vecino, familiar o amigo de confianza que recoja el correo y supervise que no haya ningún elemento fuera de la común en la vivienda o sus accesos. No es un método infalible (ya que no estarán presentes en el hogar el 100 % del tiempo), pero gracias a ellos, se puede evitar dar la sensación de “vivienda vacía”.

– Contar con un buen sistema de alarma puede ser la mejor manera de evitar el robo durante el verano. Las últimas novedades en el mercado ofrecen soluciones muy completas, con sensores de movimiento, de rotura de cristales, sistemas anti-inhibidores, opciones de verificación visual, etc. Tal es el caso del sistema de alarmas Ultimate Security.

– Antes de salir de vacaciones siempre es útil elaborar un inventario, tomando multitud de imágenes de la mejor calidad posible (principalmente de los objetos más atractivos y “golosos”). Esto puede ayudar mucho en caso de robo, a la hora de reclamar indemnización al seguro (también es recomendable revisar las condiciones de la póliza). Pero además de ayudar en la tasación de los objetos perdidos, todo esto facilitará la labor de la policía a la hora de identificar las mercancías robadas para recuperarlas.

Hacer creer a los ladrones que hay alguien en casa aumenta la seguridad

Mostrar signos de vida o actividad durante la ausencia estival puede desincentivar mucho los planes de los ladrones. En ese sentido, existen algunas ideas bastante ingeniosas:

– Si se cuenta con jardín en casa, siempre se puede contratar el servicio de alguna empresa que se dedique a su cuidado durante las vacaciones. Esto otorgará algo de movimiento a la situación. Aunque eso sí, la empresa de jardinería ha de ser de total confianza.

Recurrir a las luces es interesante, aunque no de cualquier manera. Por un lado, dejar las luces encendidas permanentemente resulta contraproducente por dos motivos: porque dispara la factura de la luz, y porque resulta altamente sospechoso. Por otro, recurrir a temporizadores es útil, pero se debe hacer que funcionen a horarios variados: de esta manera, los ladrones no podrán encontrar un patrón estable, y es más fácil hacerles caer en la trampa.

– Por último, siempre se puede optar por reproducir una grabación de una conversación o similar en modo bucle, y colocarla cerca de puertas y ventanas.

Pequeños gestos para aumentar la seguridad

Cuidado con lo que se publica en las redes sociales durante las vacaciones: esto podría dar pistas a los ladrones de que la familia no se encuentra en casa.

No dejar a la vista nada de valor que pueda incentivar la acción de los ladrones.

Desconectar los aparatos electrónicos, para evitar que las posibles subidas de tensión dañen la vivienda durante la ausencia.

Gracias a todas estos consejos, las familias van a poder disfrutar este verano de unas buenas y merecidas vacaciones sin la necesidad de obsesionarse por la seguridad.